La Tecnología EM es una tecnología probiótica y natural,

fue desarrollada, hace 28 años, en JAPON

¿Qué es Tecnología EM?

Logo Biofutura

Una clave importante para el éxito de todas las soluciones que ofrecemos es mantener en todas ellas, como "columna vertebral" el uso de la Tecnología EM, y nuestra relación leal y de exclusividad con las empresas EMPROTEC y BioTerra.   La Tecnología EM es una tecnología probiótica y natural desarrollada, hace 28 años, en Japón, por el Dr. Teruo Higa, quien es el autor de la célebre serie del libro “An EARTH Saving Revolution”. EM significa “microorganismos eficaces” y está compuesto por organismos benéficos y altamente eficientes. Estos microorganismos no son nocivos, ni patógenos, ni genéticamente modificados, ni químicamente sintetizados.

 

Originalmente fue desarrollada, como alternativa para los fertilizantes químicos y pesticidas, sin embargo, el uso de la Tecnología EM, en las dos últimas décadas, se ha expandido de la agricultura al tratamientos de aguas y efluentes, control de malos olores, granjas y salud animal, salud humana e innumerables tratamientos industriales. Actualmente, el EM es usado en más de 120 países y existen 54 fábricas alrededor del mundo. Más de 30 Centros de Investigación, distribuidos por varios países, diariamente, crean y analizan nuevas alternativas para incrementar y expandir aún más el rango de uso de esta Tecnología. El producto principal de la Tecnología EM es el EM-1 el cual, actualmente, es comercializado en varios países de América Latina como Costa Rica, México, Belice, Guatemala, Perú, Brasil, entre otros.

 

Tecnología EM  

 

¿Qué es el EM-1?

 

El EM-1 es un producto natural elaborado con microorganismos eficientes que aceleran la descomposición natural de materias orgánicas. Los microorganismos contenidos en EM-1 son benéficos y altamente eficientes. Son microorganismos naturales muy conocidos como levaduras y las bacterias ácidolácticas (Lactobacillus), que promueven un proceso de fermentación antioxidante benéfico, aceleran la descomposición de la materia orgánica y promueven el equilibrio de la flora microbiana.

 

Las bacterias ácido lácticas son las mismas usadas en la elaboración de yogurt, quesos, etc., las levaduras son las mismas usadas para hacer panes, cervezas, vinos, etc., y las bacterias fototróficas ó fotosintéticas son las que están presentes en las algas verdes o en cualquier partícula de suelo.

 

Así como en los procesos de fermentación más conocidos, el EM-1 acelera la ruptura de compuestos como proteínas, azúcares, grasas y fibras, promoviendo la rápida descomposición de la materia orgánica. Aunado a esto, el EM-1 trabaja en dos vías primarias: a) por exclusión competitiva de otros microorganismos nocivos y b) por la producción de subproductos beneficiosos como enzimas, ácidos orgánicos, aminoácidos, hormonas, y antioxidantes que promueven la salud del medio ambiente. La cualidad facultativa del EM-1 le permite extender sus beneficios a ambientes anaeróbicos y aeróbicos. Por actuar a través de la fermentación, el uso del EM™ contribuye con la eliminación de los malos olores.

 

Características del EM-1 

 

  • No es tóxico
  • No es radiactivo
  • No es corrosivo
  • No es volátil
  • No es inflamable
  • No tiene período de cuarentena
  • Es biodegradable
  • Es seguro a la salud humana, animal, vegetal y al medio ambiente.
  • El EM-1, a pesar de natural, no es recomendable para el consumo humano.

 

 

Fuente: www.em-la.com