Al suelo se le reconocen al menos ocho funciones trascendentales, ligadas con la sobrevivencia del ser humano y su equilibrio con el ambiente actual y futuro.

Día Internacional del Suelo

Logo Biofutura

El Día Mundial del Suelo, nace a lo interno de la Unión Internacional de Ciencias del Suelo (IISS), quien; propuso el Día Mundial del Suelo, con el fin de resaltar su importancia como un componente crítico del sistema natural y su contribución vital al bienestar de la humanidad.

 

Naciones Unidas lo acoge con el objetivo de que sirva como plataforma para incrementar la sensibilización a nivel mundial. Es por ello que desde el 2013 se declaró el 5 de diciembre Día Mundial del Suelo.

 

El uso de los suelos como recurso de sobrevivencia a través de cultivos o de producción económica cada vez se industrializa más y se ven menos agricultores individuales, por ende, nos enfrentamos a sentirnos enajenados cada vez más con dicho recurso vital.

 

Por ello es importante apoyar uniéndose a los esfuerzos de la Asociación Costarricense de la ciencia del suelo (ACCS) quien se compromete celebrando el lanzamiento de la Alianza Mundial por el Suelo impulsada por la FAO, en actividades que buscan que las nuevas generaciones reconozcan la importancia del suelo en la sostenibilidad de la vida diaria.

 

 

Según lo detalla doña Floria Bertsch presidenta de ACCS, “Debemos aceptar urgentemente que se trata de un recurso limitado y frágil, que se encuentra bajo presión creciente y que se puede perder en forma permanente con mucha facilidad si se maneja inapropiadamente. Su formación requiere cientos y hasta miles de años, por lo que su pérdida es algo que no podemos permitir.

Al suelo se le reconocen al menos ocho funciones trascendentales, ligadas con la sobrevivencia del ser humano y su equilibrio con el ambiente actual y futuro. La más reconocida de todas es, indudablemente, su rol en la producción de cultivos y animales, y por lo tanto en la seguridad alimentaria. Se dice que por lo menos un 90% de los alimentos que consumimos provienen del suelo.

Sin embargo, no menos importantes son las otras siete funciones que realiza, a saber:

-Filtraje, almacenamiento y suministro del agua para las poblaciones y los cultivos está principalmente en manos del SUELO, de ahí que la conservación de acuíferos no es algo que pueda verse independientemente de este recurso. La mitad del ciclo del agua ocurre en el suelo.

 

-Su función como almacenador de carbono tiene una repercusión directa sobre la mitigación y adaptación al cambio climático. Los suelos acumulan más carbono que la atmósfera y los bosques juntos.

 

-El determinante rol del SUELO en la producción de bioenergía lo compromete también con uno de los temas actuales de mayor relevancia.

 

-Su papel en el reciclaje de materiales. Es el encargado “natural” de efectuar la transformación de los residuos hasta volverlos a hacer parte integral de la tierra misma

-El soporte que el SUELO da a todo tipo de infraestructura lo involucra directamente en cualquier proceso de expansión urbana, con el desarrollo de las ciudades y con el ordenamiento territorial en todos sus alcances.

 

-En asociación directa con la biosfera, el SUELO se constituye en un hábitat biológico excepcionalmente diverso, poco explorado.

 

-Finalmente, de manera inevitable, el SUELO actúa como el principal resguardo de toda la herencia cultural de los pueblos y de la historia evolutiva de la vida animal y vegetal. En él está nuestro arraigo.”

 

De acuerdo con las características topográficas de Costa Rica, con solo 51.100 Km2 con una diversidad de materiales originadores de suelos, cantidad de microclimas, etc, hace que este país cuente con una inmensa variabilidad de suelos. Esto hace nuestro recurso SUELO más sensible ante lo anteriormente enumerado por la señora Bertsch, queda claro que podrían nuestros suelos degradarse o hasta perderse.

 

Definitivamente la acción debe ser inmediata, en primera instancia acogerse a las iniciativas de los organismos internacionales y sus programas a través de las organizaciones nacionales que los impulsan y sobre manera desde mi posibilidad de acción más cercana; promoviendo buenas prácticas desde mi casa; valorizando residuos, aplicación y utilización de mi compost, minimizando mi huella de carbono impulsando prácticas que desarrollen abonos orgánicos para la agricultura o promoviendo a quienes si lo hagan. Solo con personas conocedores de la importancia del recurso, tendremos futuras generaciones ambientalmente sensibles a los suelos del futuro.

 

Fuente:

 

www.un.org/es/events/soilday/background

www.larepublica.net/noticia/_5_de_diciembre_dia_mundial_del_suelo

www.sueloscr.com

www.kisstheground.com/thesoilstory/